Roma ¿una estética de lo insustancial?

Por Santiago Ribadeneria Lo insustancial se volvió retórica y elocuencia[...]