La Semana Santa y el diablo

Quito, como tantas de la Sierra, es una ciudad doble,[...]